Cactus sin espinas

¿Sabías que existen cactus que no pinchan? Si no te gustan las espinas o tienes pequeños por la casa… ¡este es tu cactus ideal! De esta manera, te aseguras que tus hijos, o incluso tú mismo, no os pincharéis con ellos.

Sus cuidados son muy básicos, poco riego (bastará con una vez cada 12 días aproximadamente en verano y una vez mensualmente en invierno). Estos cactus ni siquiera necesitan la luz directa del sol.